Saludo e introducción pronunciado por Su Eminencia Card. Angelo Bagnasco, Arzobispo Metropolitano de Génova y Presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa

Estás en: